Sebastián Ayala / Letterinng

Antes de que empezara el blog no tenía mucho conocimiento de lo que era tipografía, lettering o caligrafía y tengo que confesar que ahora como estudiante de diseño y con el blog mi gusto por el lettering ha venido creciendo día con día, por lo que siempre que conozco a alguien que lo practica me lleno de emoción y miles de preguntas por hacerle con el propósito de conocer más de este fascinante arte y como ya se van a dar cuenta, en ese post no va ser la excepción. 

A Sebas lo quería entrevistar hace tiempo, pero como no se encontraba en el país no había sido posible. Es por eso que apenas supe que estaba en Costa Rica nos pusimos de acuerdo para poder hacer la entrevista y ahora les tengo que admitir que soy súper fan de su trabajo y de la forma en que conecta las palabras, además el uso del color que hace me llama muchísimo la atención ya que como verán enriquece totalmente cada uno de sus trabajos. 
Así que espero que todos vayamos tomando más gusto por esta increíble técnica que ha tomado un auge increíble en el país y en el mundo y de paso nos sintamos orgullosos de personas con el talento de Sebas que ha llegado a exponer en lugares fuera de nuestro país, como siempre espero les guste este post.

¿Nos podés contar quién sos y tu formación? 

Mi nombre es Sebastián y estoy por graduarme de diseño publicitario y hago letterinng. Mi formación respecto a lettering es muy autodidacta; empecé más que todo viendo referentes en Instagram y en otras redes sociales, y por ahí empecé a investigar respecto al tema. Comencé a seguir a muchísimos artistas, vi sus procesos y también he leído bastante sobre el tema en Internet… Google y Youtube son unos excelentes profes.

¿De dónde viene tu pasión por la caligrafía y el lettering? 

Realmente, no sé. Es algo que desde que estaba en el cole pasaba haciendo. Me gustaba mucho ilustrar mi apodo (el cual no mencionaré, jaja), y todo eso lo hacía a mano o en Paint (en la U mis compañeros me decían que yo debía dar clases de Paint). Eso no lo veía como lettering, era como un graffiti en compu (de hecho hasta usaba el spray de paint). Después, cuando entré a la U el gusto por las letras se fue incrementando, muy influenciado por las redes sociales (principalmente Instagram), así que comencé a dibujar letras, tratando de estudiar su figura, expresión, estilo, todo eso para darle a mi trabajo un carácter más profesional.

En tus días de estudiante de diseño, ¿pensaste que te podrías dedicar a esto? 

Sí. Bueno, todavía soy estudiante y ya me estoy dedicando a esto. Es duro, hay veces que no hay mucho trabajo y no tengo ni para mejenguear, pero por eso es que uno no puede quedarse en la casa esperando que las cosas pasen. Trabajar en lettering es ir a tocar puertas, mostrarse, establecer contactos, hacer un poquito de spam en redes y, bueno, no dejar de dibujar es lo más importante. Por eso, en estos ámbitos laborales tan complicados e inciertos, la pasión toma un papel importantísimo. No se puede trabajar en esto si no hay pasión, la pasión mueve, empuja y presiona, y se siente bien.

Hemos visto que ha surgido un pequeño boom en el área de lettering, ¿A qué crees que se deba esto?

A la redes sociales, más que todo lo que es Instagram. En Costa Rica no era muy conocido el tema, pero las redes sociales han ayudado a cambiar muchísimo el valor que se le da al lettering, el cual ya esta siendo más respetado, comprendido y hasta admirado.

¿Cuál es tu proceso creativo a la hora de hacer una pieza?

El proceso creativo es casi igual para todas las piezas (de lettering), la única diferencia es el principio. El cómo me encontré con esa frase o palabra es lo más difícil e interesante, porque siempre hay que estar muy atento. Me gusta mucho ilustrar frases dichas por seres queridos, amigos o desconocidos en medio de una conversación conmigo, o hay veces que soy yo el que la digo. En ese momento, dejo de poner atención a la conversación (es horrible, pierdo totalmente el hilo de la conversación) y comienzo a pensar en lo buena que me pareció la frase y en cómo puedo acomodarla. Y así sigo, todo el rato antes de poder bocetar estoy pensando en cómo acomodar las palabras. Una vez que ya estoy bocetando, escaneo el dibujo y comienzo a vectorizarlo en ilustrador, o en veces sólo lo coloreo en photoshop. Todo depende de la importancia de la pieza. Casi nunca ilustro por ilustrar, siempre me gusta que la pieza tenga un significado importante para mí o para algún conocido, que normalmente entienden sin mencionarles que es para ellos.

¿En temas de lettering, crees que es más importante el talento nato y pulso, o la práctica?

La práctica. Voy a responderla un poquito simple o cliché, pero la práctica hace al maestro. Para unos va a ser más fácil que para otros, por supuesto, pero para esos otros me gustaría decirles que la disciplina y perseverancia son infalibles. Se llega lejísimos con una mente fuerte.

¿Qué aporta la lettering que no da la tipografía? 

Crear una tipografía es un proceso muy largo y el cual requiere mucho estudio; yo en lo personal estoy a años de formación para crear una tipografía y por eso admiro mucho a quienes las hacen. Sin embargo las tipografías, al ser creadas, cualquiera puede usarlas, ya sea comprándolas o descargándolas, y eso es suficiente para crear un diseño, el cual puede ser creado en cualquier computadora en segundos por cualquier persona independientemente de su profesión o talento. En cambio, el lettering entrega este lado humano en donde todo es hecho a mano, cada letra es única y cada trazo irrepetible. Una pieza de lettering se entrega firmada por el artista, eso dice mucho sobre el valor que tiene el lettering sobre la tipografía.

¿Qué consejo le darías a alguien que quiere empezar con la caligrafía y la tipografía? 

Que practique hasta que se sienta orgulloso de su trabajo, ese momento va a llegar y cada vez es más adictivo. No se llega a ningún lado sin practicar y para llegar lejos hay que sacrificar (cada quien verá qué sacrifica, pero el tiempo es oro para todo). Tener referentes me parece muy importante, pero nunca copiar. Saber discernir entre una buena y mala crítica es conveniente, y por último, el lettering no es escribir, es dibujar.

Regalo de Sebastián Ayala para The Coolture Blog

Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *