Luis David Ardila / Lettering

He de decir que cuando conocí el trabajo de Lucho quedé impresionado, pero esa impresión fue aún mayor cuando lo entreviste y me contó un poco más de él y lo que tanto le gusta hacer, de ese estilo orgánico que involucra elementos de la naturaleza que dan vida a creaciones cargadas de buen gusto y detalle.

Todo eso me encantó por que como se podrán dar cuenta su trabajo rompe con un molde en el que todos nos dejamos envolver casi que a diario en donde predomina un monitor de computadora y todo ese mundo digital que se llega a volver algo abrimador, pero él por el contrario se anima a jugar con lo que tiene a su alrededor y explota su lado crafty, que desde mi punto de vista aporta mucha calidez a sus diseños, nos saca de la zona de confort, siempre nos va a sorprender con el resultado y hasta se vuelve como una terapia en medio de un acelerado día a día.

Pero descubran ustedes mismos de qué les hablo y como siempre espero que lo disfruten tanto como yo.

¿Nos podés contar quién sos, tu formación y a qué te dedicás actualmente?

Mi nombre es Luis David Ardila, aunque todos me conocen como Lucho. Soy colombiano y llevo 9 años viviendo en Costa Rica. Soy estudiante de Diseño Publicitario y trabajo como freelance.  Hice mi práctica laboral en Cloud9 Design Studio y estuve trabajando como Creative Activist Lead en YOU. Actualmente trabajo como freelance.

¿Como llegás al mundo del diseño gráfico y en particular al lettering?

Desde muy pequeño siempre tuve una inclinación por las artes. Trabajaba la plasticina, pintaba al óleo y demás, así que siempre me llamó la atención Bellas Artes. Sin embargo, después de pensarlo decidí entrar en el ámbito del diseño gráfico, ya que a pesar de que siempre fui de tener mucho interés en varias disciplinas, creía que en el diseño se podían incorporar varias de éstas.

En cuanto al lettering, fue un proceso paulatino. El primer proyecto de la carrera fue desarrollar una marca para un producto de reuso, así que el logo, para que siguiera el concepto, tenía que tener formas bastante orgánicas. En base a eso fui dibujando cada letra. Con el tiempo fui desarrollando más proyectos de lettering, que además de aportar un carácter humano a la letra, hace que cada composición sea casi única, como la letra de las personas.

¿Cómo definirías tu estilo? ¿En que está inspirado tu estilo?

Siempre me ha gustado la naturaleza y lo rústico, así que creo que podría ser algo como rústico-orgánico.

Crecí un ambiente prácticamente rural,  y eso ha influenciado mucho mi forma de ver el mundo y el trabajo que realizo, por eso intento que los proyectos que abarco puedan reflejar ese aspecto natural. Además, siempre me ha gustado leer y escribir, en especial la poesía, por lo que también me inspira en la conceptualización gráfica como en la conceptualización escrita.

¿Cuando empezás un proyecto de lettering ¿seguís algún tipo de sistema o método? ¿Empezás por algún carácter en concreto?

Lo más importante es lo que se quiere comunicar, así que de ahí parto. Como segundo punto, es importante tomar en cuenta cuáles palabras se van a destacar. Por ejemplo, los artículos no tienen la misma importancia que un sustantivo, visualmente hablando. Teniendo esto claro, tiendo a utilizar dos caminos: El primero es empezar con una retícula ya establecida, ya sea que esté formada por una base circular, cuadrada, o conste de cierte inclinación, etc., el segundo es comenzar con la palabra más larga de la composición y y luego ir acomodando la composición a partir de ella.  Luego hago pre bocetos para ver qué composición se ve mejor y así estudiar cuál es la palabra que se tiene que resaltar para que exista una jerarquía.

¿De los trabajos que has hecho hasta el momento, ¿cuáles son aquellos de los que te sentís más orgulloso?

Es difícil escoger, ya que todos tienen objetivos distintos. Sin embargo, estuve trabajando recientemente con un fotógrafo californiano que me contactó por Instagram, para realizar una línea de diseños para varios productos de una marca californiana llamada Adventure That Is Life. Me gustó mucho ya que tanto el cliente como el estilo se adecuaban a mi visión, ya que el 10% de la ganancia de los productos iban destinados a una organización dedicada al rescate y rehabilitación de niños víctimas de trata y abuso sexual. Poder mezclar el diseño con el bien social fue bastante gratificante, ya que el diseño tenía un propósito mayor a sólo ser comercial. Debido a que nuestra sociedad tiene la idea errónea de que el diseño es puramente estético, cuando tiene la oportunidad, éste debería ir más a allá de ello.  De igual manera disfruté muchos proyectos en YOU, una empresa que tiene la visión de poder crear impacto positivo mediante la comunicación visual y la estrategia creativa.

En cuanto a la conceptualización de proyecto, disfruté el proceso en la realización de la propuesta de branding para el Hotel Amor Arenal, por la investigación y la generación de un logotipo que naciera del lettering y que funcionara como ambigrama, uniéndose al concepto tanto por semántica como por estética, al igual que la propuesta de identidad de marca.

¿Cuál es el proyecto soñado en el que te gustaría trabajar? 

Creo que van surgiendo con el tiempo, sin embargo siempre me ha gustado la idea de diseñar un disco, a pesar de que la gente ya casi no compra. El deseo comenzó por los diseños de los discos de la banda Hillsong United, que siempre me gustaron mucho, además de tener conceptos tan variados que se mantenían reflejados en todas sus piezas gráficas.

Otro proyecto es el de mi tesis, que aunque no está del todo planteada me interesa mucho cómo la comunicación visual puede influir tantísimo en el comportamiento de la ciudadanía, en materia de cultura ciudadana. Es un proyecto tan complejo, que para mí es un reto grande en materia de diseño y comunicación para la optimización de la convivencia y movilidad urbana, y por eso me gustaría trabajar en ello, además de que el hecho de ser extranjero me ha hecho ser más sensible a esos síntomas que afectan la calidad de vida de la ciudad, a pesar de que no me lleve muy bien con la ciudades.

¿Qué consejos le darías a los diseñadores apasionados de la tipografía que quieren embarcarse en la aventura de crear su propio tipo?

El primero sería la paciencia. Como en todo oficio, es necesario ser meticuloso. A veces puede llevar mucho tiempo perfeccionar una técnica, y cuando uno se fija en los detalles, poco a poco se van puliendo al punto de adquirir destreza en el oficio. Así que mi recomendación es practicar y practicar, y en el camino ir diferenciando los errores de los aciertos,  ya que nos ayudan a ver nuestras oportunidades de mejora y el afinamiento de nuestros aciertos. Como segundo punto es la investigación. La tipografía es un universo gráfico bastante amplio, que abraza familias tipográficas, lettering y la caligrafía. Una sola letra puede tener infinidad de variaciones. Así que, saber su estructura, de leyes ópticas de lectura, y parámetros básicos de unidad entre letras creo que son aspectos esenciales para que la función de comunicar se pueda cumplir, sin embargo hay casos en los que la tipografía no tiene que ser legible para comunicar, pero ese es otro tema. También es bueno ver referentes y saber cómo los demás hacen su trabajo, pero no con el fin de copiar sino como un aprendizaje de su método pragmático, ya que de lo contrario, en lugar de estar realizando tu trabajo, estarás diversificando el de alguien más y dejás de ser vos, y vos sos único y tu trabajo también debería hablar de ello, de quién sos.

Regalo de Luis David Ardila para The Coolture Blog

Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *