Julián Garita / Magpie Jay

Uno de los objetivos del blog es dar a conocer el trabajo de diferentes personas y sus habilidades en campos como la fotografía, el diseño y el arte en general es por eso que hoy les presento a una persona que no sólo es bueno en su profesión como fotografo, sino que también combina su pasión y arte con la música llevandolo a ser parte de uno de los mejores grupos nacionales, me pareció súper interesante ver como una persona se esfuerza por mezclar actividades que a veces nos pueden parecer tan opuestas pero de las que pueden salir resultados increíbles.

Por otra parte, además de esa versatilidad que lo caracteriza, a Julián lo conozco desde hace un tiempo y puedo garantizarles que es de esas personas que tienden a caernos bien y con las que hacemos “click” desde el primer momento, por lo que me pareció necesario que todos conozcan un poquito de él y se contagien de esas ganas por hacer lo que nos gusta y divertirnos en el proceso.

¿Nos podes contar quién sos, tu formación y a que te dedicás actualmente?

Quién soy… no sé todavía (jaja), pero tengo 22 años, tico, mido 1.70, soy el menor de tres hermanos y me gusta mucho la expresión y todas las disciplinas que salgan de ella. Recientemente terminé de estudiar Fotografía. Actualmente me dedico a trabajar freelance en foto y también me he estado dedicando a la música. Estudié canto desde pequeño por varios años. Desde el cole empecé a tocar música con mis mejores amigos y ahora, seis años después, ya tenemos un primer disco al aire y estamos en proceso de grabar el segundo.

¿Qué te llevó a desarrollar estas dos actividades?

Cómo dije antes, lo que me gusta es la expresión y siempre me ha cuadrado todo lo que se pueda explotar a partir de ahí. Me ha gustado cantar desde que tengo memoria. Siempre fue algo que hacía ya fuera en las presentaciones de la escuela o en la ducha jajaja, pero luego mi mamá me metió a clases de canto y así fue como me entrené. Con la fotografía fue diferente, dado que entré a la Universidad a estudiar arquitectura, sin realmente saber que quería hacer de mi vida. Fue gracias a mi amiga Alessandra, quien ya estaba estudiando foto, que me invitó un día a ir al cuarto oscuro de la universidad para ver como revelaba sus fotos. Tal vez ahí no dije “esto es lo que voy a hacer por el resto de mi vida”, pero definitivamente me movió el piso.

¿Cómo lográs mezclar las 2 cosas?

Como todo ahora necesita de un respaldo visual, he podido también dedicarle tiempo a la parte visual de la banda, desde cosas sencillas como llevar el instagram de la banda, hasta cosas más elaboradas como dirigir el video del último sencillo. Lo bueno es que he participado en todos los otros videos y proyectos que nos han hecho otras personas con muchísimo talento, y a través de ellos he aprendido un montón. También he tenido la oportunidad de cubrir como fotógrafo varios festivales de arte y música como el FIA o el Festival NRML aquí en Costa Rica. Me encanta retratar a las personas por lo que andan puesto, por sus rasgos físicos o por todo lo que ellas hagan en su exterior que sea un reflejo de su interior, o sea por cómo se expresan.


¿En qué momento y  como nació Magpie Jay? ¿Qué fue lo que les motivó para querer formar una banda? 

Antes de que se llamara Magpie Jay, nos llamábamos DeFunk y tocábamos covers de Red Hot Chili Peppers. Lo hicimos casi que por todo el cole y fue ya cuando salimos, y a parte habíamos agotado canciones (jajaja),  cuando decidimos empezar a componer nuestra propia música. Creo que en un inicio nunca nos vimos como una banda formal,  lo que queríamos era tener la experiencia de grabar. Una vez grabados, el proyecto ha ido agarrando fuerza y se ha convertido en una prioridad para que siga rodando, pero más allá de eso, somos mejores amigos y disfrutamos demasiado del proceso juntos y eso es realmente lo que nos motiva a seguir.

¿Cuáles fueron las influencias o la inspiración que hallaron para crear sus canciones? ¿Cuál es el proceso creativo o cómo fue ese momento de crear las canciones?

Para el primer disco la influencia más importante fueron los Peppers, que fue lo que nos unió. Sin embargo, hemos expandido cada uno individualmente nuestros gustos y todo esto luego lo compartimos el uno con el otro. Esto ha hecho que nuestro sonido vaya evolucionando; es un chuzo verlo pasar porque realmente no es algo consiente. Componer siempre es diferente, a veces hay una idea que alguien trae, o a veces salen de un jam, pero siempre tratamos de que sea en un espacio íntimo en donde sólo estemos nosotros, para así poder sentirnos libres y dejar salir todo. Podría decirse que es como un ritual y lo que buscamos es entrar en trance para realmente explorar el cómo comunicar las emociones a través del sonido.

¿Cómo ves el mercado para la música y la fotografía aquí en Costa Rica?

No sé si es percepción mía, pero siento que nuestra generación está metiéndole un montón y se están haciendo varas rajadas. Eso motiva muchísimo, porque creo que si todos le ponemos ganas vamos a poner en alto a Costa Rica y creo que esa es nuestra responsabilidad.

¿Qué viene en el futuro , qué proyectos tienes?

Con respeto a la banda viene lo más tuanis; estamos terminando el segundo disco y luego viene tocar y promover la música. Con respecto a la foto, siempre es algo que me acompaña y me encanta y lo seguiré haciendo.

¿Qué consejo le darías a las personas que quieren empezar tanto en fotografía como en el ambiente de la música? 

Lo primero sería perder el miedo y mandarse. A mi me dio miedo en un inicio estudiar foto porque siempre decían que uno se iba a morir de hambre, y ni para qué con la música. Sin embargo en las dos cosas encuentro paz. Me siento feliz de no tener que vestirme formal todos los días y poder ir a trabajar en shorts. Y de fijo a veces me entra la inseguridad y me cuestiono si realmente voy a poder mantenerme bien de todo lo que amo, porque la verdad no hago millones y no estoy cerca de hacerlos tampoco (jajaja), pero esto solamente me ha dejado claro una cosa y es que si lo quiero lograr tendré que trabajar muy duro, y esto aplica para todo. Lo más importante es que he disfrutado cada instante y aunque todavía no sé quién soy, ni dónde voy a estar en unos años, sé que haciendo estas dos cosas, rodeado de las personas que amo, me hace levantarme temprano todos los días.

 

Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *